Empezar a correr a los 40: Diez consejos que te ayudarán a hacerlo de forma adecuada

Quién no ha oído, medio en broma medio en serio, que hace años, cuando alguien llegaba a los 40, a la temida "crisis de los 40", le daba por comprar el descapotable o la moto, emprender un viaje para encontrarse a sí mismo o sumirse en una, más o menos importante, depresión. Ahora parece que eso ha cambiado y cada vez más nos topamos con gente que intenta sobrevivir a ese punto aparentemente crítico en sus vidas con gotas y gotas de sudor, desgaste de zapatillas, kilómetros de entrenamiento y retos deportivos cada vez mayores. El reto es empezar a correr, pero ¿y si ya has cumplido los 40?

Igual que nuestro amigo H.R., retomó la actividad física rondando esta edad (40 años) tras mucho tiempo enganchado a un estilo de vida sedentario, nuestras calles, parques y caminos se van llenando de runneantes que empiezan, en muchos casos, a peinar ya canas.

Cualquier comienzo o retorno al deporte debe ser tomado con prudencia y el necesario punto de partida es un buen reconocimiento médico; si no hay contraindicaciones ha llegado el momento de ponerse a ello, pero teniendo en cuenta una serie de pautas:

Usa unas buenas zapatillas

Sí, es un tópico, pero bien cierto. Que sean adecuadas a tu tipo de pisada y apoyo del pie, a los ritmos en los que te muevas, la superficie por la que corras, etc...

Actualmente tenemos un abanico de posibilidades amplísimo con unas tecnologías, materiales, acabados y precios para todos los gustos. Y auténticos expertos que te pueden aconsejar.

No te marques objetivos demasiado exigentes o inalcanzables

Lo único que conseguirás es desánimo y desesperación. El mundo del running es maravilloso y para engancharte a él tienes que marcarte metas realistas para cada momento.

No pretendas progresar demasiado rápido

Paciencia, disfruta desde el primer día de lo que haces y los resultados llegarán. Cuanto más tiempo haya pasado desde que dejaste a un lado el deporte, más suave tiene que ser este reencuentro.

Introduce un calentamiento en tu rutina

Cuantos más años tenemos, más le cuesta a nuestro organismo ponerse en marcha en el entrenamiento. Con el calentamiento preparamos nuestra musculatura, nuestro sistema cardiovascular y nuestra mente para el posterior esfuerzo, además de reducir el riesgo de lesiones.

 

Fuente: 

Imanol Loizaga

 

Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    Empezando a correr (viernes, 14 julio 2017 12:05)

    En mi caso el tema de las zapatillas fue crucial. Con las que empecé no hacía más que lesionarme. Fue comprar unas buenas y voilá!