Gasto Calórico Cotidiano

Clic en la fotografía para ampliar
Clic en la fotografía para ampliar

 

 

“Cualquier actividad física realizada con coherencia que aumente el ritmo del corazón puede ayudar a perder peso. Así, un paseo vigoroso, una pequeña carrera o ir en bici aumentará el ritmo cardiaco de forma más eficiente”, afirma la televisiva Terri Walsh, profesional de fitness de Nueva York.

 

Algo que corrobora Tracy Effinger, especialista en medicina deportiva de los Ángeles (USA). “Hacer «cardio» cuatro veces a la semana y comer sano es una rutina que todo el mundo debería seguir para estar en forma”.

 

Ahora, salimos de casa y caminamos para ir a la compra. Tras andar 30 minutos… “Hemos perdido otras 80 calorías”, dice Terri Walsh. Y en el camino de vuelta iremos dejando atrás “150 calorías más en aproximadamente 20 minutos”.

 

Para los que les cuesta quitar las manos del volante y se niegan a pasear, que sepan que por cada minuto que conducen están acabando con 2,8 calorías. Y los que circulan en bici, después de 30 minutos “quemarán alrededor de 250”, matiza Walsh.

 

Si todavía quedan fuerzas para hacer alguna tarea doméstica, léase, lavar los platos, quemaremos otras 58 calorías. Ahora bien, de las tareas propias del hogar, la que más en forma le deja a uno es pasar la aspiradora, pues, según los expertos, son 220 calorías las que se queman si se realiza esta actividad durante una hora.

 

Otra buena opción es añadir algo de deporte a nuestra rutina. El experto en nutrición y entrenador personal Agustín Martínez Moreno, señala que “nadar quema alrededor de 14 calorías por minuto, y practicar fútbol 8,9. En el caso del tenis, se pierden 7,1 cada 60 segundos y dedicarse al remo, 14”.

 

 ¡A Comer!

Tanta energía puesta en escena tiene que reponerse. Porque para adelgazar es importante comer. “A la gente le cuesta mucho cambiar los hábitos adquiridos y no comprende que comer cinco veces al día en pequeñas cantidades también gasta calorías”. Y es que el efecto térmico de la digestión consume energía “y llegas más saciado a la siguiente comida”.

 

Alimentándose bien se puede llegar, entonces, a perder peso, pero hay que tener en cuenta el denominado balance energético, es decir, si comes lo mismo que gastas, te mantienes. El balance será negativo si gastas más de lo que consumes, y positivo si ocurre lo contrario.

Para calcular las calorías diarias, se puede multiplicar cada kilo por 22 calorías en el caso de las mujeres y por 24 en el de los hombres. Así, “por ejemplo, una mujer que pesa 55 kilos necesitará 1.210 calorías para vivir”. A partir de aquí se sigue calculando lo que puede consumir en función de factores como la actividad que realiza al día. Baja (0,15), moderada (0,25), alta (0,5) y extrema (0,75). Por ejemplo, si realiza actividad moderada, multiplicamos las 1.210 x 0,25 = 302,5 calorías. Otro factor es el gasto digestivo, que supondría un 10 por ciento más de consumo (0,1). También hay que añadir la edad, ya que cuantos más mayores, menos calorías necesitamos.

 

La fórmula también tiene en cuenta la constitución, pues “cuanto menos músculo, menos calorías se requieren. Y en el caso de las chicas, como hemos comentado, hay que sumar siempre un 10% más debido a ese ahorro energético que hacen por naturaleza”.

 

 

Sport3

 

Escribir comentario

Comentarios: 0